Periodistas de a Pie

El peor de los tiempos para el periodismo, ¿qué nos sigue?

Artículo invitado

 

Publicado: 17.06.2017

 

por Carmen Aggi

@CarmenAggi

Los periodistas sufren la precarización del oficio y la falta de solidaridad gremial. Las prestaciones laborales (si es que tienen), son pocas. La mayoría de ellos trabajan en la incertidumbre legal porque no cuentan ni con un contrato que los proteja. No se establecen de manera clara sus obligaciones y menos, sus derechos. Son contratados bajo requerimientos distintos, con sueldos indignos.

La mayoría de los medios no los capacitan porque lo ven como un gasto. No se preocupan por la formación y profesionalización del recurso humano. El género también es un problema en este oficio, ya que las mujeres son más vulnerables. Ganan menos que los hombres y hay muy pocas tomando decisiones importes en los medios.

Los periodistas también se enfrentan al régimen informal de censura propiciado con dinero público, es decir, a la influencia que causa el uso del dinero público, vía publicidad oficial, en las líneas editoriales y en las coberturas de los medios de comunicación.

Los datos que arrojó la Encuesta Nacional de Periodistas, hecha por Fundar y la Universidad de Miami, entre el 2013 y el 2015, nos revelan una realidad desoladora. Los más de 18 mil 500 periodistas que laboran en México, sufren la precarización de su trabajo. Ocho de cada diez ganan menos de 10 mil pesos al mes.
¿Cómo lograr que en 2020 la sociedad mexicana cuente con una organización nacional de Periodistas que protejan sus derechos y vigile a medios de comunicación? ¿Cómo tener medios que no dependan de recursos públicos, que sean transparentes y otorguen mejores condiciones a los trabajadores?

Estas grandes interrogantes fueron el tema central del segundo día de la Agenda de Periodistas. Desde las diez de la mañana hasta las siete de la tarde se discutió, opinó, propuso y se concluyó, que, urge tener una representatividad a nivel nacional, los periodistas deben conocer y exigir sus derechos laborales, se deben crear redes de solidaridad gremial e involucrar a la sociedad. Urge una iniciativa de ley que regule el uso del dinero público en los medios de comunicación, aunque lo ideal sería que los medios no recurrieran al dinero público para financiarse.

Todo eso es lo que se debe o debemos hacer. Pero ahora la pregunta es cómo lo vamos a lograr. La tarea es titánica, pero me queda claro que el primer paso ya se dio. Reunirnos y tratar de encontrar soluciones a tantas problemáticas es un paso, tal vez pequeño, pero ya comenzamos y debemos seguir. Si no, la realidad será cada vez peor.

Hoy estamos en el último día de esta Agenda, discutiendo las reacciones de seguridad pública y el significado social de las agresiones contra periodistas.

Editorial

Editorial

Leer editorial

Directorio de OSC

Directorio de OSC

Consulta el Directorio

Global Investigative Journalism Network

Global Investigative Journalism Network

Visita el sitio

Pie de Página

Pie de Página

Visita el sitio

En el Camino

En el Camino

Visita el sitio

MéxicoLeaks

México Leaks

Visita el sitio

+ de 72

+ de 72

Visita el sitio

Editorial

Periodistas asesinados y desaparecidos en México

Ver Postales

Periodistas en Riesgo

Mapa de registro de agresiones a periodistas

Visita el sitio

Editorial

Resiliente

Visita el sitio